Reparaciones en una vivienda de alquiler: ¿quién las paga?

quien-paga-repaciones-alquiler


El alquiler de un inmueble es una magnífica alternativa para vivir.

Uno de los puntos habituales de conflicto entre las dos partes (inquilino y alquiler) es quién debe hacerse cargo de las reparaciones producidas.

Vamos a explicarte qué dice la ley, pero antes te conviene saber cuáles son las diferencias entre el arrendator y el arrendatario.

> La legislación de los contratos de arrendamiento

Quiénes son el arrendador y el arrendatario


El arrendador

El arrendador puede ser una persona natural o jurídica.

Es quien facilita a la otra parte un inmueble, de forma temporal, a cambio de un pago. Su obligación consiste, por tanto, en ceder por el periodo acordado el objeto del arrendamiento o alquiler.

El arrendatario

Por su parte, el arrendatario puede ser también una persona natural o jurídica. A cambio de un pago, adquiere el derecho de utilizar temporalmente ese inmueble. Su obligación es el abono de los importes periódicos acordados.

Mudanzas Guirao



¿Quién paga las reparaciones?


Lo hemos dicho al empezar: este tema suele ser el que provoca un mayor desgaste en la relación contractual de arrendamiento y el que puede generar algunas discusiones.

Consideraciones como 'se ha fundido la bombilla del dormitorio', 'se ha roto el frigorífico' o 'el calentador no calienta' no dependen de la voluntad de las partes.

Qué dice la ley La LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos), en su artículo 21, aborda este tema, pero lo hace de una manera bastante general, pues establece que el arrendador debe llevar a cabo todas las reparaciones necesarias para mantener la vivienda habitable y acorde con el uso pactado, excepto si el deterioro en cuestión es imputable al arrendatario, según los artículos 1563 y 1564 del Código Civil.

¿Y qué reflejan estos artículos?

El 1563 hace responsable al arrendatario del deterioro o la pérdida del inmueble alquilado salvo que pueda probar que no ha tenido culpa en ello. El 1564, además, afirma que es responsable de los deterioros ocasionados por las personas de su casa.

Lee muy bien el contrato Viendo la Ley, el contrato manda. Antes de firmarlo, léelo a fondo y asegúrate de que quedan bien reflejadas las obligaciones de ambas partes en este aspecto. Es el documento maestro que aclara qué corresponde a cada una de las dos partes.

Si no figura esta información, el arrendador debe pagar los gastos de reparaciones de conservación que permiten mantener la habitabilidad, pero no todos aquellos problemas generados por el uso del inquilino o las pequeñas reparaciones ocasionadas por el lógico desgaste causado por usar el inmueble.

Como la ley no específica importe alguno, la idea de que 150 euros es el límite económico de las pequeñas reparaciones no tiene refrendo legal. Así que el diálogo y las buenas relaciones son importantes para solventar estos desencuentros.

Conclusión

En resumen, y salvo que el contrato o los acuerdos adoptados establezcan otra cosa, el arrendador deberá pagar las reparaciones de actualización de la instalación eléctrica o los fallos en la calefacción o las tuberías, por ejemplo.

Salvo que los profesionales determinen que el fallo ha sido producido por un mal uso del inquilino. Sin embargo, este tendrá que asumir los gastos de enchufes, cristales, cerradura, pintura y otros ocasionados por el uso cotidiano.

Seguro que ahora tienes más claro las diferencias entre arrendador y arrendatario.

¿Estás pensando en mudarte de casa?


Solicita presupuesto mudanza
Hablamos ?